logo

info@logopediadomicilio.es

Entre las edades de 2 y 4 años, muchos niños pasan por un período en el que su discurso es poco fluyente. Las repeticiones de palabras y frases son un aspecto normal propio del crecimiento rápido en el desarrollo del lenguaje. De esta manera muchas veces la Disfemia o tartamudez es evolutiva y desaparece por sí sola. Sin embargo, el tartamudeo real también empieza a presentarse a esta edad. Los siguientes factores de riesgo pueden indicar la necesidad de la intervención precoz de un logopeda:

  • Antecedentes familiares de tartamudez
  • Las repeticiones o la tartamudez persisten más de 3 meses
  • Notable tensión física
  • Presencia de bloqueos (sin salida de sonido, a pesar del esfuerzo visible)
  • Malestar emocional evidente del niño en relación al habla.

Si su hijo tiene uno o más factores de riesgo, póngase en contacto con nosotros para una evaluación. La intervención temprana es óptima para el éxito a largo plazo.