logopedia-infantil

Qué es la logopedia

La Logopedia es la disciplina dentro del área sanitaria que se encarga del diagnóstico y el tratamiento de las dificultades del lenguaje y la comunicación, tanto de carácter evolutivo como adquirido, es decir, de los aspectos que los niños y niñas no han adquirido de forma natural y precisan de una estimulación o mejora como aquellos aspectos del lenguaje que debido a diferentes causas han supuesto una pérdida de las facultades del lenguaje, ya sea en una persona adulta o en un niño o niña. Conviene tener en cuenta que cuando hablamos de lenguaje no nos limitamos al lenguaje oral (habla) sino también al lenguaje escrito (lectura y escritura), siendo la logopedia la encargada del tratamiento de dificultades de aprendizaje propias de la lectoescritura como la Dislexia.

El término logopedia se emplea de forma prácticamente exclusiva en España, mientras que en otros países como EUA o Inglaterra se denomina “Speech and Language Therapy”, siendo los logopedas “speech therapists”, en cambio en prácticamente toda latinoamerica comúnmente se denomina “fonoaudiología” y los logopedas son los “fonoaudiólogos”.

Frecuentemente, se ha vinculado a la logopedia como la profesión que se encarga de tratar las dificultades de articulación, siendo tal vez su faceta más conocida, no obstante, el trabajo del logopeda va mucho más allá de la corrección de la articulación en niños y adultos, ya que trata el lenguaje en sus diferentes vertientes, entre las que podríamos citar: articulación o pronunciación, desarrollo morfosintáctico, adquisición y uso del vocabulario, comprensión del lenguaje y uso de este como herramienta de comunicación.

Otro punto fundamental de trabajo de la logopedia es la Voz, íntimamente ligada al lenguaje, siendo los logopedas los encargados de la rehabilitación de la voz en casos de Disfonía, ya sea de carácter funcional (por un mal uso de esta, mala coordinación de la respiración, voz forzada, …) como de carácter orgánico (presencia de nódulos en las cuerdas vocales, paralisis de las cuerdas vocales, entre otros. A menudo oímos hablar de la Afonía como motivo de consulta, no obstante, podemos decir que la afonía no es una entidad en sí misma, sino que responde a la expresión máxima de una Disfonía, es decir, que la persona se queda totalmente sin voz por un excesivo mal uso de ésta o bien por que las causas orgánicas se encuentran muy acentuadas.

La logopedia también se ocupa de las alteraciones en la región orofacial, siendo uno de los campos en los que cada vez más se está requiriendo del trabajo de los logopedas. Cuando hablamos de alteraciones de la región orofacial nos referimos tanto a alteraciones de la deglución (deglución atípica y disfagia), como de la masticación, la articulación temporomandibular, las parálisis de nervios faciales, respiración oral, paladar ojival o labio leporino. El tratamiento logopédico de las alteraciones orofaciales se realiza mediante la terapia miofuncional.

Por último, aunque no por ello menos relevante, la logopedia se encarga del tratamiento de las alteraciones del lenguaje y la deglución derivadas del daño cerebral, ya sea debido a una enfermedad neurodegenerativa (Parkinson, Alzheimer, ELA, …) o a daño cerebral sobrevenido (Afasia postictus, Disfagia, Secuelas de túmor cerebral, entre otros. Mediante la logopedia se trabaja de forma que los pacientes pueden recuperar parte de las funciones perdidas, así como estimular las áreas preservadas de modo que el deterioro se ralentice, sobre todo en las enfermedades neurodegenerativas.

¿Qué acreditaciones deben tener los logopedas?

Actualmente, los logopedas deben ser graduados universitarios mediante el Grado de Logopedia que se cursa en la mayoría de universidades de España. El grado de Logopedia se encuentra dentro del área sanitaria, y su formación implica una gran multidiscilplinareidad, con conocimientos de psicología, medicina, educación y pedagogía.

Asimismo, para poder ejercer la profesión como logopeda los logopedas deben de estar colegiados en los Colegios de Logopedas de su Comunidad Autónoma, entre los que destacan el Colegio de Logopedas de Madrid, el Colegio de Logopedas de Cataluña o el Colegio de Logopedas de la Comunidad Valenciana.

¿Cuándo se debe iniciar un tratamiento logopédico en logopedia infantil?

El inicio del tratamiento mediante la logopedia dependerá de las necesidades del niño o el adulto.

En logopedia infantil los tratamientos en aspectos como la succión o las dificultades de deglución se pueden empezar en los primeros meses de vida del niño cuando se detecta que hay una dificultad específica en este sentido. En estos casos se estimulan las vías para una correcta adquisición de estas funciones.

Asimismo, en relación a la comunicación, cuando se detectan alteraciones en esta, las cuales se pueden observar entre 1 y 2 años, también conviene iniciar un tratamiento logopédico para estimular la comunicación de los niños, sobre todo cuando estas dificultades se observan más allá de los dos años de vida. En estas edades, no obstante, es fundamental que previo al inicio de la logopedia se realice una evaluación otorrinolaringológica del niño con la finalidad de descartar la existencia de cualquier tipo de dificultad en relación a la audición o algún otro tipo de problemática de tipo orgánico que esté impidiendo el correcto desarrollo de las habilidades comunicativas del niño o niña.

Por otra parte, en cuanto a las dificultades en la articulación debemos tener en cuenta que alrededor de los 4 años los niños y niñas ya tienen un repertorio completo de los fonemas del lenguaje hablado, debiendo presentar un habla totalmente inteligible, aunque todavía hay fonemas que evolutivamente todavía no produzca. En el cuadro que presentamos a continuación se indican las edades previstas para la producción de los diferentes fonemas de la lengua castellana:

 FONEMAS EDADES DE ADQUISICIÓN
 

/m/, /n/, /p/, /k/, /f/, /y/, /l/, /t/, /c/, /ua/, /ue/

/b/, /d/, /g/, /ñ/

 

3 años

 

 

 

/ txa/, /r/, /bl/, /pl/, /ie/, /ja/, /cha/

 

4 años

 

 

 

/fl/, /kl/, /br/, /gr/, /gr/, /au/, /ei/,/rr/, /x/, /fr/, /pr/, /tr/, /dr/, /eo/, /s/, / tj/, /tg/, /z/

 

5 años

 

 

 

En el momento en el que no se realice uno de los sonidos previstos dentro de la edad correspondiente puede resultar preciso iniciar el tratamiento de logopedia. Sobre todo a partir de los 6 años cuando se considera que el repertorio fonológico ya debe ser completo. Además conviene tener en cuenta que cuando más avanzada es la edad del niño o la niña para corregir la articulación de un sonido determinado su corrección es cada vez más difícil.

Por otra parte, en relación al lenguaje escrito, generalmente la intervención logopédica se puede iniciar a los 6 años cuando se presenta una sospecha de una posible Dislexia, siendo en estos casos también la intervención precoz la que nos facilitará un mejor pronóstico de la evolución del niño o niña.

En cuanto a las dificultades en el uso de la voz, el tratamiento mediante la logopedia no suele iniciarse hasta los 6 años, ya que es muy necesario que el niño vaya adquiriendo una serie de hábitos y regulando aspectos como la respiración, el tono de voz, la tensión muscular, entre otros aspectos de carácter relevante para la producción de la voz. Estos aspectos resultan difíciles de modular antes de los 6 años, siendo complejo que el niño pueda ser consciente de estos procesos e ir incorporando los cambios que precisa para tener un mayor control de su voz y evitar la cronificación de la Disfonía.

¿Cuándo iniciar logopedia en daño cerebral?

Una de las ramas de la logopedia que se está extiendo más actualmente es la llamada también neurologopedia que es el área de la logopedia que se encarga del tratamiento de las afecciones en el lenguaje derivadas de daño cerebral. En estos casos es muy importante iniciar el tratamiento de la forma más inmediata posible al diagnóstico en el caso de las enfermedades neurodegenerativas y lo más pronto posible también en el caso del daño cerebral derivado de lesiones cerebrales.

El inicio temprano de la logopedia en daño cerebral tiene su justificación en el sentido que en las personas con enfermedades neurodegenerativas la estimulación y tratamiento de las funciones orofaciales, la voz y la respiración permitirán que el deterioro de estas funciones sea más lento y por tanto mejorar la calidad de vida del paciente. Por otra parte, en relación al daño cerebral derivado de una lesión cerebral, conviene tener en cuenta que cuanto más reciente es la lesión el cerebro mantiene una mayor plasticidad, pudiendo de este modo adaptarse mejor y tener un mejor pronóstico el paciente.

¿Cuándo iniciar logopedia en Deglución Atípica?

La logopedia en deglución atípica debe empezarse en el momento en que esta es diagnosticada, aunque debemos tener en cuenta que resulta evolutivo que el patrón deglutorio sea frontalizado hasta los 4 años. A partir de esta edad el patrón de deglución ya debe ser el fisiológico, en el cual el ápice de la lengua se situa detrás de los dientes para realizar un movimiento en el cual la base de la lengua empuja el bolo alimenticio para que este descienda por la faringe y esófago hasta llegar al estómago.

La deglución atípica puede causar diferentes anomalías entre las que destacan dificultades articulatorias y diferentes trastornos de tipo estético como mordida abierta, protusión de los dientes superiores y/o inferiores, así como falta de tono muscular en lengua, labios, etc.

Es frecuente que después de un tratamiento de ortodoncia, al cabo de un tiempo los dientes vuelvan a una mala colocación debido a las presiones realizadas en el acto de la deglución cuanto esta no ha sido corregida, motivo por el cual es muy necesaria la colaboración entre el ortodoncista y el logopeda.

¿En qué consiste un tratamiento logopédico?

La logopedia como referente en el tratamiento de las alteraciones de la comunicación se caracteriza por una personalización e individuación de cada uno de sus tratamientos. En este sentido, conviene tener muy en cuenta que a pesar que muchos pacientes se puedan englobar en una tipología concreta de patología, trastorno o dificultad concreta, cada paciente presenta unas particularidades y necesidades específicas que deben ser tratadas de forma concreta para garantizar la evolución y la consecución de los objetivos de tratamiento.

No obstante, se pueden establecer unos aspectos generales en función de la necesidad de un diagnóstico concreto, aspectos generales que luego se concretaran de forma individual para cada paciente. Veamos algunos ejemplos:

En logopedia infantil:

¿En qué consiste la logopedia en atención temprana?

La logopedia en edades tempranas cada vez se encuentra más extendida y, en muchas ocasiones, se trabaja en los centros de atención temprana. En estas edades el tratamiento logopédico se basa tanto en estimular la comprensión del lenguaje como el empleo del lenguaje oral para la realización de demandas e iniciar la comunicación mediante este.

En estas edades el tratamiento logopédico se realiza sobre todo a partir del juego, a menudo a partir de los elementos de interés del propio niño o niña, pero también a partir de juegos o actividades lúdicas específicamente pensadas para trabajar aspectos concretos necesarios para reforzar la comunicación del niño.

En esta etapa la participación y colaboración de los padres será fundamental para ir avanzando en el desarrollo del lenguaje del niño, ya que la aplicación de las pautas y modelos, que vaya aplicando el logopeda en la terapia, es muy importante que también se trasladen al hogar.

¿Cómo es un tratamiento de Logopedia en Trastornos de la Articulación?

Las dificultades en la pronunciación de uno o más sonidos son una de las consultas más frecuentes que recibimos los logopedas, dificultades que reciben el nombre de dislalias. EL tratamiento de cada dislalia es lógicamente distinto, aunque la mayoría tienen una serie de patrones comunes.

Uno de los aspectos más frecuentes a trabajar es la discriminación auditiva puesto que en muchas ocasiones nos encontraremos con dificultades en la discriminación de los sonidos, por ejemplo, en lo que llamamos el “triangulo alveolar” en el que son muy frecuentes las confusiones auditivas entre los sonidos “r, l y d”, siendo necesaria su correcta discriminación para conseguir una buena articulación.

Por otra parte, deberemos enseñar al niño o al adulto a colocar correctamente los órganos bucofonadores para conseguir articular correctamente el fonema en cuestión. Trabajando por tanto el punto de articulación y a menudo otros aspectos relacionados como la salida de aire o el soplo.

La última fase en la corrección de una dislalia es la generalización que supone la integración del fonema correctamente articulado en el habla espontanea. En algunas ocasiones esta fase puede ser la más larga.

¿En qué consiste la logopedia en Trastorno Específico del Lenguaje?

El Trastorno Específico del Lenguaje abarca diferentes áreas del lenguaje, no siendo tan específico como su nombre indica, así pues el tratamiento logopédico dependerá en gran medida de las áreas en las que el niño o niña presenta mayores dificultades. En el Trastorno Específico del Lenguaje (TEL) podemos encontrar dificultades en la articulación, el acceso al léxico o vocabulario, el desarrollo morfosintáctico, la comprensión y/o expresión del lenguaje. En función de cada paciente los objetivos deben estar encaminados a potenciar en mayor o menor medida cada uno de los aspectos en los que se presentan dificultades.

También es importante tener en cuenta que a medida que los pacientes con TEL van creciendo las dificultades en el lenguaje oral entorpecerán el desarrollo del lenguaje escrito, sobretodo en relación a la comprensión lectora y la expresión escrita, siendo generalmente estos dos puntos los más afectados, siendo necesario, por tanto, incluirlos como objetivos de trabajo. Además es importante tener en cuenta que el desarrollo de la lectura y la escritura les permitirá también mejorar su lenguaje oral, adquiriendo mejores estructuras lingüísticas y una mayor bagaje de vocabulario.

¿En qué consiste la logopedia en Dislexia?

La logopedia en los trastornos del lenguaje escrito tiene en sí dos fases básicas en función del momento evolutivo del niño o niña con dislexia, así como las particularidades individuales.

En una primera fase, podríamos decir hasta los 10 años el tratamiento logopédico debe estar enfocado al trabajo de la conciencia fonológica, funciones ejecutivas y de forma consecuente en la estimulación de los procesos lectores y escritores, tanto la precisión con la velocidad lectora y la comprensión lectora (aspecto que no siempre se nuestra con dificultades) y la adquisición de la ortografía básica. Así en esta primera fase el logopeda trabaja las bases de la adquisición de la lectura y la escritura, estando demostrado científicamente que el trabajo de la conciencia fonológica es el que proporciona unos mejores resultados en los tratamientos logopédicos de Dislexia.

En una segunda fase, generalmente, pasaran a tomar un mayor protagonismo en el tratamiento logopédico el trabajo de las estrategias de compensación de las dificultades generadas por la dislexia, siendo en esta fase muy importante el trabajo de herramientas como las técnicas de estudio y organización, estrategias de comprensión lectora, estructuración de los escritos. Al mismo tiempo que se deben seguir trabajando las bases de la lectura y la escritura.

¿En qué consiste la logopedia en daño cerebral?

Los tratamientos logopédicos en daño cerebral se basan siempre en el estado del paciente para determinar los objetivos de tratamiento y las actividades a emplear con esos objetivos. Así variará mucho el tratamiento en función de si se trata por ejemplo de una afasia de Broca, de Wernicke, de Conducción, Anómica o una Afasia Global, siendo muy distintos los tratamientos en estos casos. Es muy importante no obstante que el logopeda esté convenientemente especializado en daño cerebral, ya sea mediante un master de neurorehabilitación o bien con una experiencia contrastada.

En términos generales, la logopedia en daño cerebral tendrá que tener siempre presente las habilidades que tiene preservadas el paciente como elementos palanca, las habilidades que están en una fase de deterioro para abordarlos de forma prioritaria y aquellas que están más afectadas o perdidas. En daño cerebral en muchas ocasiones no podremos esperar que el paciente tenga una recuperación total de sus facultades sino que en algunas ocasiones se deberá trabajar para el mantenimiento de las funciones preservadas o el enlentecimiento del progreso de la enfermedad en las enfermedades neurodegenerativas.

¿En qué consiste la terapia miofuncional?

La terapia miofuncional, como apuntábamos anteriormente, es aquella rama de la logopedia que se encarga del tratamiento de las alteraciones de la región orofacial, tratando sobretodo las funciones de Deglución, Succión, Respiración y Masticación, siendo una terapia útil tanto en logopedia infantil como en logopedia en daño cerebral.

Entre los tratamientos logopédicos realizados mediante la terapia miofuncional destacan la Delgución Atípica y la Respiración Bucal pero también encontramos las parálisis de pares craneales, alteraciones de la ATM, entre otras.

La terapia miofuncional se realiza mediante una serie de ejercicios en los que se refuerzan la tonicidad muscular o se estimulan determinadas funciones de lengua, labios, mejillas, el velo del paladar, … Se trata de ejercicios de movilidad, relajación, resistencia, colocación de los órganos bucales, etc.

En la terapia miofuncional se suelen usar objetos que sirven de ayuda para estimular las funciones precisas como depresores para colocar la lengua, pequeños vibradores para estimular la propiocepción (autopercepción de las diferentes regiones orofaciales), gomas de ortodoncia, hiperboloides, perqueños tubos, etc, siempre pensando en el objetivo de trabajo concreto de cada terapia de logopedia.

¿Cuánto dura una sesión de logopedia?

Las sesiones de logopedia suelen tener una duración de entre 30 y 60 minutos, siendo frecuente para muchos casos la duración de 45 minutos. En ocasiones cuando se trata de una cuestión muy concreta como el trabajo de deglución atípica o de la producción de un sonido determinado se pueden hacer sesiones de 30 minutos, asimismo en niños pequeños que necesitan de estimulación del lenguaje y sus periodos atencionales son más cortos.

En términos generales, en trastornos del lenguaje, logopedia en daño cerebral y en trastornos del lenguaje escrito se suelen realizar sesiones de 45 minutos. Mientras que se pueden emplear sesiones de 60 minutos en niños a partir de 8 años con Trastornos de la lectura y la escritura o Trastorno Especifico del Lenguaje.

En la duración de la sesión siempre debe prevalecer el criterio profesional en función de los objetivos del tratamiento logopédico, la edad del paciente, sus periodos atencionales y su fatigabilidad (especialmente en pacientes neurológicos en este último aspecto).

¿Con qué frecuencia se deben hacer sesiones de logopedia?

En términos generales, en la mayoría de tratamientos logopédicos se suele hacer una sesión semanal y cuando los objetivos se van cumpliendo las sesiones pasan a ser quincenales hasta el alta al conseguir los objetivos propuestos inicialmente.

En algunos casos, como en la logopedia en daño cerebral suele ser recomendable realizar 2 o 3 sesiones semanales, sobre todo al inicio del tratamiento, ya que en esos momentos es cuando se presenta una mayor plasticidad neuronal.

¿Cuánto tiempo dura un tratamiento de logopedia?

La duración de un tratamiento logopédico es muy variable, puede ser de unas pocas sesiones, meses o años, siempre en función de la dificultad presente. Por ejemplo, un tratamiento logopédico por una dificultad articulatoria de un fonema puede ser resuelta en 5 o 6 sesiones pero en otras ocasiones puede llevar meses de trabajo. El logopeda debe proporcionar pautas y ejercicios para que el paciente practique fuera de las sesiones, la práctica continuada acelerará la resolución de la dificultad. No obstante, algunos tratamientos se alargan en el tiempo, ya que las dificultades presentes son en gran parte “crónicas” como en los Trastornos Específicos del Lenguaje o en la Dislexia.

Marc Giner

Autor del presente artículo:

Marc Giner Llenas, psicopedagogo, número de colegiado 387 en el Colegio de Pedagogs de Cataluña (COPEC). Director de Logopedia a Domicilio. LINKEDIN.

Un proceso simple y eficaz

Contacto

Contacte con nosotros para ampliar la información de nuestros servicios y exponer su caso.

Diagnóstico y Tratamiento

El primer paso es realizar un buen diagnóstico (si no se dispone de él) y a posteriori ya podremos empezar el tratamiento.

Recuperación

ALTA del servicio cuando se consiguen los objetivos propuestos inicialmente.

Áreas en las que ofrecemos tratamientos

  • Logopedia infantil

    Atención logopédica las dificultades en el lenguaje oral y escrito, así como en lo relativo al desarrollo orofacial.

  • Neurologopedia

    Tratamiento logopédico de las alteraciones del lenguaje y la deglución debidas a ictus, traumatismos craneoencefálicos y enfermedades neurodegenerativas.

  • Alteraciones de la voz

    Atención logopédica en las disfonias funcionales y orgánicas, tanto en población infantil como adulta y en enfermedades neurodegenerativas.

  • Terapia miofuncional

    La terapia miofuncional trata las alteraciones en el funcionamiento orofacial, como la deglución atípica, alteraciones de la ATM, entre otros.

Llámenos por teléfono:

931001485 (Barcelona) / 910911285 (Madrid) / 960011185 (Valencia)

O, si lo prefiere, envíenos un formulario: