Afasia: pautas para los familiares

Como ya explicamos en artículos anteriores, la afasia es la pérdida o la alteración adquirida del lenguaje producida por una lesión cerebral que afecta tanto a la comprensión, como a la producción del mismo.

Cuando una persona sufre afasia, se produce un cambio brusco en su vida personal, familiar, laboral y social. La familia pasa a ocupar un lugar esencial en la evolución y rehabilitación del paciente, desencadenándose una serie de modificaciones que alteran la estabilidad del mismo.

Además, la incapacidad de los pacientes para expresar sus ideas, sentimientos y deseos crea una gran inseguridad, pues no se satisface la necesidad de la comunicación social del enfermo y en el entorno familiar. Por esta razón, la orientación, educación y preparación de la familia es muy importante.

 

¿Qué podemos hacer para ayudar al familiar con afasia?

  • ž   Mantenga un tipo de conversación natural y apropiada para un adulto. No lo trate como un niño.
  • ž   Utilice un lenguaje bien estructurado, usando frases cortas y vocabulario sencillo.
  • ž   Hable de manera tranquila y pausada, con un volumen de voz adecuado, apoyándose en los gestos.
  • ž   Hable sobre cosas concretas y reales que estén dentro de su campo visual en ese momento.
  • ž   No interrumpa o corrija el habla del sujeto.
  • ž   No hable por el paciente, a menos que sea absolutamente indispensable.
  • ž   Tenga paciencia y espere sus respuestas. Deje tiempo para el procesamiento de la información.
  • ž   No hable en su lugar intentando adivinar lo que quiere decir.
  • ž   Permítale todo el tiempo que necesite para conversar.
  • ž   Realicen las actividades normales de la casa: ver la televisión, comer en la mesa, etc.
  • ž   Permita al paciente ser tan independiente como lo desee y como sus limitaciones lo permitan.
  • ž   Asegúrese que la persona comprende lo que le está diciendo a través de preguntas al respecto. Si no comprende, repita la frase de forma clara y sencilla.
  • ž   Incluya a la persona en las conversaciones.
  • ž   Pregunte y valora la opinión el enfermo con afasia, sobre todo en los asuntos familiares.
  • ž   Estimule cualquier tipo de comunicación, ya sea hablada, gestual, señalando o dibujando.
  • ž   Incorpore al paciente en las actividades de otros miembros de la familia, por ejemplo, hablándole de lo que está haciendo.
  • ž   Mantenga el interés del paciente en el uso del lenguaje durante todo el día a través de pasatiempos, juegos y pequeños trabajos que sirvan de tema de conversación.
  • ž   Elimine al máximo el ruido y los elementos distractores.
  • ž   Intente no saltar de un tema a otro en una conversación.
  • ž   Utilice sistemas aumentativos y/o alternativos si es beneficioso.

Si desea obtener más información acerca de la afasia o conocer más orientaciones para pacientes con daño cerebral, no dude en contactar con nosotros.