Afasia

Entendemos por afasia la pérdida o la alteración adquirida del lenguaje producida a causa de una lesión cerebral que afecta tanto a la comprensión, como la producción del mismo.Los trastornos neurológicos más frecuentes que dan lugar a la afasia son; accidentes vasculares cerebrales (AVC), tumores, traumatismos cráneo-encefálicos (TCE) y demencias entre otros.

El cerebro está  dividido en 4 áreas corticales especializadas cada una en una función determinada del lenguaje.

De la misma manera, cada área especializada del lenguaje se encuentra ubicada en diferentes lóbulos según su función.

Así pues tenemos:

LÓBULO FRONTAL: Su función es motora y aquí encontramos el área de Broca, encargada de la producción fluida y bien articulada del lenguaje.

LÓBULO TEMPORAL: Su función está relacionada con el procesamiento auditivo en el cerebro. Aquí encontramos el área de Wernicke que es donde se reconocen los sonidos del lenguaje y la encargada de la comprensión de éste.

LÓBULO PARIETAL: Se encarga del control sensorial del cuerpo. No es un centro de lenguaje pero está relacionado con las áreas motoras para tener en cuenta los movimientos que se están realizando en el cuerpo y que son necesarios también para poder producir lenguaje.

LÓBULO OCCIPITAL: Sus funciones son visuales.

Aunque estos dos últimos lóbulos no sean áreas donde se realizan funciones concretas del lenguaje, son muy importantes porque, para poder comunicarnos, es necesaria la relación entre diferentes órganos y sistemas sensoriales como pueden ser, el oído, la vista, el tacto, etc.

CLASIFICACIÓN DE LAS AFASIAS

Si tenemos en cuenta la producción del lenguaje podemos clasificar las afasias en:

FLUIDAS: son aquellos afásicos que producen mucho vocabulario sin mucho esfuerzo articulatorio pero presentan muchos errores, poco contenido informativo en el discurso, un vocabulario pobre y, en definitiva, una expresión ininteligible debida a la presencia de trastornos deformantes de las palabras como pueden ser:

PARAFÀSIA FONÉTICA: palabras inadecuadas que representan una distorsión de la original por omisión, adición, desplazamiento, sustitución de la serie fonémica que la constituye. Ej: celebrar x libro

PARAFÀSIA SEMÁNTICA: palabras inadecuadas pero que están relacionadas semánticamente. Ej: lápices x bolígrafo.

DISSINTAXIES: expresiones en las que aparecen errores en la utilización de los códigos morfológico y sintáctico. Ej: la niñas.

JERGA: forma de discurso patológico que implica diferentes alteraciones a nivel del lenguaje expresado. Puede ser jerga neologístico (si predominan neologismos), parafásica (si predominan parafasias) o sólo jerga.

NO FLUIDAS: se caracterizan porque el afásico presenta un gran esfuerzo articulatorio, aunque el contenido del discurso es más inteligible que el del fluente, en cambio, la dificultad articulatoria es mayor.

En este caso los trastornos del lenguaje sueño reductivos y nos encontramos con:

ESTEREOTIPIAS VERBALES: Representan la forma máxima de reducción. La única producción posible se reduce a algún fonema, palabras o locuciones automáticas. Ej: sólo dice «tan» variante la entonación según lo que quiere decir.

EXPRESIONES ECOLÀLIQUES: repeticiones automáticas de las palabras o frases pronunciadas por el interlocutor sin añadir intención o sentido.

EXPRESIONES PALILALIQUES: repeticiones sostenidas de una sílaba, palabra o frase corta.

ANOMIA: dificultad de evocación lexical. El paciente no encuentra la palabra que quiere decir.

AGRAMATISMO: producciones verbales con ausencia de palabras y morfemas gramaticales obligatorios. Ej: «comer fuera» x «me gustaría comer fuera de casa».

PERSEVERACIONES: repeticiones sucesivas e inadecuadas de una actividad o respuesta previa.

En cuanto a las áreas corticales lesionadas podemos clasificar las afasias en:

AFASIA DE BROCA.

Se trata de una afasia no fluida caracterizada por la presencia de disprosodia, es decir, alteración de la melodía y el timbre en el habla.

La comprensión se encuentra más conservada que la expresión embargo, la repetición, la denominación, la lectura y la escritura se encuentran alteradas.

Es una afasia que cursa con dificultad en los movimientos bucolabiales.

AFASIA DE WERNICKE.

Afasia fluida, es decir, hay mucho lenguaje pero con muchas parafasias e ininteligible debido, muchas veces en la logorrea, es decir, a la dificultad para interrumpir el propio discurso.

Hay dificultad para la repetición de palabras y frases, déficit en la denominación y alteración de la lectura y escritura.

Respecto a la lectura hay dificultades para asociar palabras escritas con su significado ya que, según Wernicke, hay una cierta dificultad en transformar el procesamiento visual en auditivo.

En lo que respecta a la escritura hay diferencias con las afasias de Broca, donde el paciente tiene dificultades en la producción de palabras o letras legibles. Los pacientes con afasia de Wernicke puede escribir con facilidad pero con estructuras parecidas a su habla, es decir, una escritura alterada con un jerga parafásica (predominio de parafasias) o neologístico (predominio de neologismos).

 

AFASIA GLOBAL O TOTAL

Se caracteriza sobre todo por una importante pérdida tanto de la comprensión como de la producción verbal.

Se trata de una afasia no fluente con graves limitaciones en la comprensión y repetición, también caracterizada por la dificultad que presenta para la denominación, la lectura y escritura.

AFASIA DE CONDUCCIÓN

Afasia fluyente en cuanto al lenguaje espontáneo pero con predominio de parafàsies, normalmente fonémicas, que el paciente intenta corregir pero con dificultad.

La comprensión del lenguaje está más o menos conservada pero hay dificultades en la repetición y, tanto la denominación como la lectura y la escritura se encuentran alteradas.

AFASIA MOTORA TRANSCORTICAL

Es una afasia no fluente y disprosódica.

En este caso la comprensión está relativamente preservada, al igual que la repetición, de modo que son pacientes que tienen capacidad para la denominación y la lectura en voz alta. Sin embargo, la escritura se encuentra alterada.

AFASIA SENSORIAL TRANSCORTICAL

Esta afasia es similar a la de Wernicke pero con la diferencia de que, los pacientes con afasia sensorial transcortical pueden repetir correctamente el lenguaje hablado y los de Wernicke no.

Es una afasia que se caracteriza por un lenguaje fluyente, aunque presenta parafasias, alteración prosódica y un discurso poco coherente.

La comprensión se encuentra alterada, al igual que la lectura y escritura.

AFASIA MIXTA TRANSCORTICAL

Se trata de una afasia poco común y que es una mezcla del afasia motora y la sensorial transcortical.

Se caracteriza por una producción verbal no fluyente, alteración de la comprensión, la denominación, la lectura y escritura.

La repetición se encuentra bastante conservada, aunque hay tendencia al ecolalia (repetición de lo que dice el interlocutor).

AFASIA ANÓMICA

También es conocida como afasia nominal o amnésica, ya que la mayor dificultad se encuentra en la capacidad para la denominación.

Esta afasia se caracteriza por tener un lenguaje fluyente y bien articulado con una gramaticalidad bastante correcta y pocas parafasias.

La comprensión del lenguaje está preservada, así como la repetición y la comprensión escrita.

El problema de esta afasia radica en la dificultad para encontrar la palabra adecuada y en la dificultad para la denominación. A veces esta huella es tan grande para el paciente que puede llegar a hacer uso de circunloquios y de palabras como «esto» «aquello» «ya sabes».

En cuanto a la lectura y escritura están relativamente preservadas.

 

PRONÓSTICO Y FACTORES QUE INTERVIENEN EN LA RECUPERACIÓN DE LAS AFASIAS.

Hay diferentes variables que nos indicarán y nos influirán en el pronóstico, tanto en lo referente a la exploración como en cuanto al diagnóstico y la rehabilitación de las afasias.

Estas variables las podemos dividir en dos grupos:

1. Características del paciente.

  • La edad.
  • Dominancia manual
  • Ambiente sociocultural.
  • Déficits Motores y / o neurológicos.
  • Personalidad.

2. Características de la lesión.

  • Localización
  • Etiología
  • Duración de los estímulos nocivos.
  • Tamaño.

 

Podremos establecer un pronóstico más o menos adecuado después de transcurrido un tiempo determinado desde la lesión y teniendo en cuenta la mejora espontánea, mas la mejora que se consigue con una rehabilitación específica.

Es importante esperar a que el paciente salga de la fase aguda ya que, éste, puede mejorar en horas o en días pasando de un cuadro grave a un trastorno leve o incluso a la normalidad.

 

REHABILITACIÓN DE LAS AFASIAS

En primer lugar debemos tener en cuenta que, un paciente afásico, no sólo presenta un trastorno del lenguaje, sino que también puede presentar trastornos neuropsicológicos, así como problemas de tipo comunicativo y social que pueden ser consecuencia de su lesión cerebral.

Esto significa que, la rehabilitación de la afasia, no sólo debe centrarse en los aspectos receptivos y expresivos del lenguaje, sino que también se evaluarán otras áreas para lograr con éxito los objetivos de la rehabilitación.

Establecer claramente el trastorno del paciente en términos lingüísticos.

Evaluar aspectos no verbales de la comunicación.

Evaluar las reacciones psicosociales que afectan a la vida del paciente.

 

Una vez obtenidas todos estos datos comenzaremos la rehabilitación.

Teniendo en cuenta las diversas etiologías, la diversidad de tipo clínico y los diferentes grados de severidad de los cuadros, es conveniente realizar las sesiones de forma individualizada, aunque, en alguna ocasión puede ser conveniente hacer alguna sesión grupal con pacientes homogéneos en cuanto a la edad, la patología de base o la gravedad de la afectación, ya que esto ayuda a potenciar los factores relacionales y socializadores.