Alteración del lenguaje tras un ictus: Afasia anómica

Como hemos visto en otros artículos, la afasia es la pérdida o la alteración adquirida del lenguaje producida por una lesión cerebral que afecta tanto a la comprensión como a la producción del mismo. También vimos que esta alteración del lenguaje podía variar de una persona a otra en función de la localización de la lesión, viendo las principales características de la Afasia de Wernicke y la Afasia de Broca. En este caso, vamos a centrarnos en la Afasia anómica o nominal.

¿Qué es la Afasia anómica?

 

La Afasia anómica es la dificultad para encontrar palabras cuando hablamos (fenómeno que conocemos como «punta de la lengua») y se produce por una lesión en el lóbulo temporal o parietal izquierdo (el lóbulo parietal es responsable de la integración de la información sensorial, mientras que el lóbulo temporal es responsable de procesar la información auditiva, así como la semántica en el habla y la visión). Con frecuencia, una vez pasada la fase aguda, las personas con Afasia de Broca mejoran en la producción de las oraciones, pero persiste esta dificultad de denominación, quedando como secuela una Afasia anómica.

En este tipo de afasia, la persona comprende perfectamente, repite y presenta un lenguaje más o menos fluido, pero éste queda limitado por un vocabulario reducido, teniendo dificultad para denominar y encontrar las palabras que quiere decir en una oración. Por esta razón, las frases suelen quedar incompletas, con largas pausas para hablar. Además, estas personas suelen utilizar circunloquios (rodeos) que sustituyen a la palabra en cuestión, sinónimos, palabras «comodín» (por ejemplo, puede que no recuerde la palabra «vaso», pero sabe decir para qué sirve, cómo es, etc. También es frecuente utilizar palabras como «eso» o «esto»). Estos problemas a la hora de evocar palabras se observan de igual manera en la escritura.

A continuación, les mostramos un ejemplo extraído de «Anatomía de Grey», donde pueden ver la dificultad que presenta la persona para la evocación de palabras, mencionada previamente.

Algunos consejos para los familiares del paciente con Afasia anómica

  • Tengan paciencia y denle tiempo para que hable o responda a las preguntas.

  • Si observan que la persona no recuerda la palabra que quiere decir, ofrézcanle una pista fonológica, es decir, el primero sonido o sílaba de la palabra para que la persona consiga acceder a la misma.

  • Estimulen el lenguaje a través de:

Refranes o canciones populares: pueden decir las primeras palabras de la frase para que la persona complete el resto de la oración, trabajando así la evocación de las palabras con ayuda de la entonación y melodía de las mismas.

Denominación de objetos: decir el nombre de los distintos objetos que hay en la habitación o sala donde se encuentren.

Familias de palabras: digan el nombre de frutas, animales salvajes o domésticos, herramientas, medios de transporte, comidas, etc. De esta forma, practicamos los distintos campos semánticos de las palabras y mejoramos su posterior recuerdo.

Rimas: digan el nombre de palabras que riman entre sí, mejorando de esta forma la conciencia fonológica de las mismas y facilitando su evocación.

Definiciones: no es necesario el uso de un diccionario, sino que deben emplear definiciones claras y sencillas (por ejemplo, para describir una “nariz”, podemos decir “parte de la cara que tiene dos orificios y nos permite respirar”; o para describir “lámpara”, pueden decir “instrumento que cuelga del techo y sirve para dar luz”).

Nota: Si las definiciones le resultan difíciles o tiene dificultades para encontrar la palabra, pueden proporcionar algunas pistas, como en el clásico juego de “Veo-Veo”.

Si desea obtener más información acerca de la Afasia o conocer más orientaciones para pacientes con daño cerebral, no dude en contactar con nosotros.