Alteración del lenguaje tras un ictus: Afasia de Wernicke

Como sabemos, la afasia es la pérdida o la alteración adquirida del lenguaje producida por una lesión cerebral que afecta tanto a la comprensión como a la producción del mismo. En artículos anteriores, vimos que esta alteración del lenguaje podía variar de una persona a otra en función de la localización de la lesión. En este caso, nos centraremos en la Afasia sensitiva o Afasia de Wernicke.

 

¿Qué es la Afasia de Wernicke? ¿Cuáles son sus principales características?

La Afasia de Wernicke es producida por una lesión en la parte posterior de la primera circunvolución temporal del hemisferio izquierdo (es decir, quedaría en la parte superior de la oreja izquierda), la cual se encargaría de las asociaciones entre los significados y los sonidos. Por esta razón, las personas con Afasia de Wernicke presentan una comprensión del lenguaje bastante alterada, con un habla fluida (a veces, logorreica) y correctamente articulada, aunque con un elevado número de sustituciones de sílabas o palabras, parafasias (sustitución de una palabra por otra con una fonémica o semántica semejante, por ejemplo: en lugar de decir «silla», dicen «sierra» o «mesa») y paragramatismos (frases incoherentes desde el punto de vista lógico o gramatical, por ejemplo: «porque si vienes antes conmigo de entenderte…»). Estas dificultades en la comprensión se observan también para la lectura. Generalmente, la lesión no afecta al área motora del cerebro, por tanto, los pacientes con Afasia de Wernicke pueden realizar tareas manuales como la escritura, pero el contenido suele ser desorganizado y confuso, al igual que ocurre en el habla.

Una vez ha pasado la fase aguda, los pacientes con Afasia de Wernicke suelen mejorar su comprensión auditiva, y las sustituciones o parafasias en el habla se reducen, aunque persisten algunas dificultades para la denominación de objetos. La mayoría son conscientes de sus errores, por lo que se corrigen constantemente.

 

Algunos consejos para los familiares del paciente con Afasia de Wernicke

 

  • No hablen por él, a menos que sea absolutamente indispensable.

 

  • Tengan paciencia y denle tiempo para que hable o responda a las preguntas. Si notan que tiene dificultades para encontrar una palabra, ofrézcanle una pista para que pueda acceder a la misma (por ejemplo, qué es, qué forma tiene, para qué sirve, etc.) y esperen a que responda.

 

  • Simplifiquen el lenguaje con oraciones cortas y sencillas, repitiendo las palabras claves para aclarar el significado de la oración cuando sea necesario.

 

  • Estimulen el lenguaje a través de:

 

  • Órdenes: empiecen por órdenes sencillas y aumenten poco a poco la longitud de las oraciones.
  • Repetición de oraciones (con apoyo visual): pueden emplear un álbum de fotos, periódicos, revistas, etc.; cualquier imagen en la que aparezcan distintas personas realizando acciones diversas, trabajando así la gramática de las oraciones y mejorando la comprensión de las mismas.
  • Refranes o canciones populares: permiten trabajan la entonación y musicalidad de las palabras.
  • Familias de palabras: decir el nombre de frutas, animales salvajes o domésticos, herramientas, medios de transporte, comidas, etc.; trabajando así la categorización de las palabras.

 

Si desea obtener más información acerca de la Afasia o conocer más orientaciones para pacientes con daño cerebral, no dude en contactar con nosotros.