Hábitos de autonomía en la niñez

Existen diferentes habilidades y hábitos de autonomía que permiten al niño ser más independiente y adquirir una mayor autoestima y confianza en sí mismo, tanto a nivel personal como social.

Es muy importante que estos aprendizajes se realicen de manera progresiva y continua y que haya una coordinación con la escuela (en caso de que el niño ya esté en edad escolar).Autonomia_infantil

Hay diferentes áreas donde el niño debe adquirir autonomía:

  • Área de la higiene: son todas aquellas habilidades relacionadas con la higiene del cuerpo, la comida o el hábito de vestirse, entre otros.
  • Área de la autodirección o capacidad para regular acciones: se trata de un área en la que el niño debe aprender a regular su comportamiento, a seguir unos horarios, a resolver tareas él solo oa pedir ayuda en caso de que lo necesiten. Los adultos siempre los tenemos que acompañar en este proceso y apoyarlos en todo momento, pero permitiendo que se equivoquen. No debemos olvidar que, el hecho de dar autonomía a nuestros hijos no significa que puedan hacer lo que quieran, es decir, el adulto marcará las pautas y los límites que considere necesarios en cada momento.
  • Área de la comunicación: esta área es muy importante, en tanto que incluye las capacidades para comprender y transmitir información a través del comportamiento y de las habilidades para expresar verbalmente lo que el niño necesita.

Como ya sabemos, la capacidad de hablar se adquiere a través de la imitación, por lo que es muy importante que haya una buena comunicación verbal con el niño, dándole pautas de lenguaje correcto y sin adelantarnos a sus demandas aunque sepamos lo que quieren, ya que, de esta manera estamos evitando que el niño se exprese oralmente y, por otro lado, también dificultamos su comprensión.
En el momento que el niño ya habla, hay diferentes actividades y juegos que permiten potenciar esta y otras habilidades, como la memoria, la articulación, la expresión verbal y la no verbal (gestual), la cual también es muy importante en el contexto comunicativo y, a veces, nos puede dar mucha información de lo que se quiere comunicar.
Área de las habilidades sociales: aquí nos encontramos con la capacidad para relacionarse con los iguales. En este contexto se deben tener en cuenta diferentes aspectos:

· Capacidad para iniciar una conversación

· Respetar los turnos de palabra.

· Reconocer sentimientos

· Ser capaz de ponerse en el lugar de los demás (empatía).

· Controlar impulsos.

· Ser capaz de ayudar a los demás.

· ETC.
Estas son las áreas de autonomía que debemos ser capaces de enseñar a nuestros niños en primera instancia. Sin embargo, hay otras áreas que, a medida que vayan creciendo y desarrollándose también se deberán tener en cuenta, como por ejemplo las relacionadas con los deportes o las actividades extraescolares.

A continuación adjuntamos un pequeño esquema donde se ve con claridad las etapas donde se deben adquirir estas habilidades.