¿Cómo influye la postura y la respiración en nuestra voz?

La postura y la respiración tienen gran importancia en la emisión de la voz, pues la columna es el eje de nuestro esqueleto, el centro hacia y desde el que se irradian todas las fuerzas y energías, y el aparato respiratorio está unido a ella. Su papel, por tanto, es esencial en la dinámica corporal, ya que todos los movimientos del cuerpo se relacionan con la eficacia del eje central.

Para la emisión de una voz fisiológicamente correcta, el cuerpo debe mantener una buena verticalidad, guardando la alineación en posición erguida con respecto al eje vertical, ya que cualquier alejamiento del eje del cuerpo supone una inadecuada acción de la musculatura, generalmente por exceso de tensión (por ejemplo, si tendemos a inclinar nuestros hombros hacia delante, la musculatura de la parte anterior de nuestro cuerpo actuará de distinta manera a la musculatura de la parte posterior: la espalda). Además, existen zonas especialmente sensibles a la acción inadecuada de la musculatura y que se deforman con más facilidad, como pueden ser la musculatura cervical y la lumbar. Ambas son de gran importancia en la emisión de la voz, pues alteran la postura de la laringe, alejándola de las cervicales (las cervicales actúan como resonador óseo, por tanto, la voz resuena menos).

POSTURA

metodo1_es

El punto de partida para cualquier movimiento es la postura, que consiste en la manera en que el cuerpo se sostiene en el espacio. Una postura saludable es aquella en que sólo está presente la cantidad exacta de tensión que los músculos requieren para mantener el cuerpo alineado. Por ello, nuestra postura corporal debe ser vertical (tanto en sedestación como en bipedestación), sintiendo los pies firmes en el suelo e imaginando una línea que parte del centro de nuestra cabeza, pasa por el centro del tronco y se dirige hacia el centro de gravedad.

Si mantenemos el eje vertical de nuestro cuerpo, se mantiene el estado armónico de la musculatura, que favorece la respiración en el habla y el canto.

¡Ojo! No se trata de adoptar una postura rígida, sino de conservar una buena alineación vertical y flexible, con los hombros relajados. Tampoco se trata de movernos como autómatas, sino de adoptar cualquier postura con sentido corporal, sin desequilibrios ni distensiones.

RESPIRACIÓN

La respiración es muy importante en la emisión de la voz, pues el aire que sale de nuestros pulmones es necesario en la producción de sonido. Para realizar una respiración correcta, debemos utilizar el diafragma, que se encuentra sobre la base de los pulmones. De esta manera, si mantenemos una buena postura, nuestro abdomen se expande en la inspiración y se encoge en la espiración, quedando la musculatura totalmente libre de tensiones. Es lo que conocemos como respiración abdominal o diafragmática (la podemos ver muy bien cuando estamos tumbados y relajados).

Por el contrario, las personas que sufren problemas de voz, tienden a realizar una respiración superior. En este tipo de respiración, el diafragma actúa menos, la respiración es más superficial y la fonación de menos calidad, pues se emplea la musculatura que rodea el cuello para la inspiración y espiración del aire. Además, suele utilizarse el aire residual para hablar, ese aire que queda en los pulmones después de espirar todo el aire que habíamos inspirado. Esto se debe a que la respiración que realizan estas personas es superficial, por tanto, el aire se agota rápidamente. Una mala postura y una respiración incorrecta, unidas a la tensión muscular que realizan cada vez que tienen que usar la voz, produce un mayor esfuerzo y origina alteraciones en la voz.

Si utiliza la voz constantemente o es su herramienta de trabajo y siente que se fatiga con facilidad, no dude en ponerse en contacto con nosotros.