Diferencias entre una deglución correcta y las alteraciones en la deglución

¿Cómo es una deglución correcta?

La deglución es una función muscular compleja en la que actúan músculos de la respiración y del aparato gastrointestinal cuyo objetivo es el transporte del bolo alimenticio y también la limpieza del tracto respiratorio. Consta de cuatro fases diferentes, las dos primeras fases se encuentran bajo control voluntario, mientras que las dos últimas son involuntarias y se encuentran bajo control automático reflejo:

  1. Fase oral preparatoria: se lleva a cabo cuando preparamos el alimento mordiéndolo y masticándolo, para que el mismo pueda ser transformado en un bolo homogéneo, facilitando la deglución.

  1. Fase oral propulsiva: una vez preparado, el alimento es posicionado sobre la lengua, la cual se apoya en el paladar, iniciando un movimiento ondulatorio de adelante hacia atrás para llevar el bolo al fondo de la boca. Cuando el alimento sólido o líquido llega al fondo de la boca, se desencadena el reflejo de deglución propiamente dicho.

  1. Fase faríngea: es la más importante porque en ella tiene lugar la protección de la vía aérea y el paso del alimento al esófago. Por un lado, la respiración se para durante una fracción de segundo mientras el paladar blando (también conocido como úvula o “campanilla”) se cierra, evitando el paso del bolo hacia las fosas nasales, y después la epiglotis (un cartílago que se encuentra detrás de la lengua) cierra la laringe y también se cierran las cuerdas vocales. Todas estas acciones son necesarias para que no haya pasaje del bolo para las vías respiratorias. Por otro lado, cuando se desencadena el reflejo de deglución de la fase oral propulsiva, la pared posterior de la faringe avanza, comprimiendo el bolo contra el dorso de la lengua. De esta manera, el alimento no puede subir porque el paladar blando está cerrado, ni volver a la boca porque el dorso de la lengua está impidiendo su pasaje para la cavidad bucal; por tanto, el alimento tiene que bajar. En ese instante, la faringe se eleva, facilitando el bloqueo que será paralelo a la abertura del esófago.

  1. Fase esofágica: comienza cuando el bolo pasa a través del esfínter esofágico superior y, después, el esfínter esofágico inferior actúa como una válvula muscular que se abre para permitir el paso del bolo alimenticio al estómago.

¿Qué alteraciones pueden producirse durante la deglución?

La deglución es un proceso muscular que una vez iniciado se desarrolla automáticamente, el velo del paladar se oprime contra la parte posterior para que la comida no entre por el conducto nasal y la epiglotis cierre la tráquea. Es un mecanismo de acciones musculares donde todos los músculos relacionados con la cavidad oral entran en juego. Cuando esta sinergia es rota pueden ocurrir varias anomalías en el proceso, y así aparece la deglución atípica, disfagia, etc.

Deglución atípica

La deglución atípica es muy frecuente en niños y son una serie de movimientos compensatorios que se desencadenan por la inadecuada actividad lingual en el acto de deglutir durante la segunda fase (fase oral propulsiva). En esta fase, la punta de la lengua debe presionar contra el paladar para llevar a cabo el movimiento ondulatorio que impulse el bolo hacia el fondo de la boca, pero, en algunos casos, la lengua se coloca incorrectamente detrás de los dientes superiores o se interpone entre los dientes superiores e inferiores, originando presiones que con el tiempo desencadenan malformaciones en la estructura dentaria. Además, pueden producirse excesos de tensión de la musculatura perioral (por ejemplo, de los labios) o, incluso,  puede haber interposición del labio inferior entre los dientes incisivos como mecanismo compensatorio, el cual es provocado por la actividad incorrecta de la lengua, a fin de lograr un correcto sellado oral e impedir el escape de alimentos en el caso de que falte contacto entre los dientes.

En la mayoría de casos, una evaluación e intervención logopédica temprana puede evitar que se instauren patrones y hábitos incorrectos que generen anomalías estructurales en los órganos fonoarticulatorios: maxilares, paladar, mejillas y dientes.

Disfagia

 La disfagia es una dificultad o imposibilidad de tragar que generalmente encontramos en personas mayores. Es un síntoma que puede estar ocasionado por alteraciones estructurales que dificultan el transporte del bolo, o bien por alteraciones funcionales que pueden afectar a la formación y manejo del bolo en la boca, a la secuencia del reflejo deglutorio y apertura del esfínter esofágico superior. Según la localización de la dificultad, puede ser de dos tipos:

  • Disfagia orofaríngea: es la más frecuente, y aparece cuando las dificultades se originan entre la boca y el esfínter esofágico superior (segunda y tercera fase de deglución: fase oral propulsiva y fase faríngea). Esta alteración puede deberse, por ejemplo, a una mínima variación en la velocidad de reacción de los músculos que protegen la vía aérea. En este caso, las molestias aparecen al inicio de la deglución, donde la persona puede atragantarse con trozos de alimentos, pudiendo incluso aspirarlos hacia la tráquea y originar ataques de tos.
  • Disfagia esofágica: aparece cuando las dificultades se originan en el paso del bolo alimenticio entre el esfínter esfofágico superior e inferior (cuarta fase de deglución: fase esofágica), donde la alimentación sólida y líquida no puede avanzar correctamente por el esófago y el bolo alimenticio vuelve a ascender, provocando en ocasiones vómitos.