El uso de apoyos visuales en autismo

Como explicamos en artículos anteriores, el autismo es un trastorno del desarrollo de tipo neurobiológico que afecta a la comunicación, la socialización y la conducta del niño durante toda su vida. Generalmente, estos niños son descritos como niños distantes, que no responden cuando se les llama o se les pregunta y se comportan como si estuvieran en su propio “mundo”. Asimismo, vimos que una de las principales preocupaciones de los padres con niños autistas es que su hijo desarrolle el lenguaje y, por ello, propusimos algunos aspectos a tener en cuenta en casa. Ahora bien, antes de comenzar a trabajar el desarrollo del lenguaje de un niño, es necesario que conozcan detalladamente las características del mismo con el fin de determinar las estrategias de aprendizaje, ya que en la mayoría de ocasiones resulta necesario el uso de apoyos visuales que permitan el aprendizaje de estos niños.

¿Por qué el uso de apoyos visuales?

Los niños con autismo son excelentes pensadores visuales, es decir, comprenden, asimilan y retienen mejor la información que se les presenta de manera visual. Frente a la información verbal (la cual utilizan a través del canal auditivo, es abstracta y desaparece), las imágenes permanecen en el tiempo e implican un menor nivel de abstracción. Esa característica de representar información de manera visual, permanente y concreta, se ajusta a las características específicas del pensamiento de un niño con autismo, lo que ha hecho que el empleo de los apoyos visuales se haya convertido en una de las estrategias básicas y fundamentales en todos los procesos de enseñanza-aprendizaje de niños con autismo. Por ejemplo, es muy útil el uso de apoyos visuales en la secuenciación de tareas, la agenda del niño (comprende las situaciones y sabe qué es lo que se espera de él o qué es lo que va a hacer, ayudándole a anticipar distintos acontecimientos), normas de conducta o tareas de emparejamientos perceptivos (tareas dirigidas a estimular el lenguaje expresivo, mejorar la comprensión de conceptos, desarrollar habilidades perceptivas, etc.). Asimismo, para alguien que no comprende las reglas sociales, las intenciones o el lenguaje verbal, puede ser mucho más sencillo apoyarse en una estructura visual que se le haya proporcionado, pues es algo muy estable y en lo que puede confiar.

¿Qué tipo de apoyos visuales existen? ¿Cómo se decide el tipo de apoyo visual?

Hay distintos tipos de apoyos visuales: objetos reales en miniatura, fotografías, pictogramas y lenguaje escrito. La elección del más adecuado depende de la edad y nivel de abstracción de cada niño. Generalmente, los objetos reales en miniatura se utilizan con niños pequeños que muestran una limitada capacidad representacional y de simbolización. A medida que van creciendo y que su pensamiento adquiere mayor capacidad de abstracción, estos apoyos se cambian por fotografías y, en los casos en los que sea adecuado, por pictogramas o lenguaje escrito.

 

¿Cuáles son las principales ventajas de los pictogramas?

  • Son muy individuales.
  • Se pueden hacer en el momento, con material sencillo.
  • Utilizables por cualquier persona: padres, hermanos, maestros, logopedas, etc.
  • Es más funcional y natural que cualquier otro sistema. Si el niño lo necesita, puede llevarlos en el bolsillo y consultarlos cuando quiera.
  • En el caso de las agendas,  el niño puede planificar lo que quiere hacer.
  • Cuando se utilizan para eliminar conductas,  suponen una alternativa fácil de intervención.

Existe una página web estupenda, PORTAL ARASAAC, que permite a padres,  profesionales y a cualquier persona descargar pictogramas de manera sencilla y gratuita, para que puedan ser utilizados tanto en comunicación como en organización temporal y espacial,  entre los muchos usos que se les puede dar.  Además, si necesita obtener más información acerca del uso de los apoyos visuales, no dude en ponerse en contacto con nosotros.