Estimular el lenguaje de los niños en Navidad

La navidad es un período muy esperado por los niños, ya que toman vacaciones, tienen más tiempo para jugar y para estar con sus padres y con la familia, todos se involucran en los preparativos navideños, etc. Es por ello un buen momento para divertirse con los niños y estimular su lenguaje al mismo tiempo.

Las celebraciones navideñas son mágicas para los niños, verdaderos protagonistas de estas fiestas, y cada vez más frecuentes las fiestas organizadas con juegos, dulces navideños, aguinaldos, etc. Por este motivo, os proporcionamos algunas ideas con las que conseguirán que las fiestas con los niños sean un éxito y, además, aprovechadas.

Actividades que se pueden realizar para estimular el lenguaje

  • En primer lugar, deben tener en cuenta que el período navideño es un momento extraordinario para trabajar la estimulación del lenguaje, ya que las calles están repletas de adornos y luces, los supermercados llenos de artículos nuevos y diferentes al resto del año, la casa es también decorada con adornos navideños, etc. Un período de tiempo en el que pueden desarrollar el vocabulario navideño, estimulando así el lenguaje y la creatividad de los niños.

  • Para ello, en lugar de comprar adornos navideños, aprovechen para confeccionarlos con los niños. De esta forma, podemos trabajar la estructuración de frases y organización de tareas: qué elementos necesitan, qué van a hacer primero, qué harán después, etc. Cuando estén confeccionándolos, pueden ir verbalizando las acciones que están realizando. Por ejemplo: “ya hemos pintado la bolas del árbol, ahora vamos a esperar que se sequen y dibujaremos los detalles con rotulador”.

  • Realicen las listas de la compra junto a los niños, clasificando los productos que necesitan por campos semánticos. Por ejemplo, anoten primero las frutas, después las verduras, legumbres, dulces, etc.

  • Cuando vayan a comprar a un mercado o supermercado, reserven 5-10 minutos a ese lugar para observar con los niños los artículos más llamativos, trabajar la descripción del producto que señale su hijo (seguro que será un artículo navideño) o bien los campos semánticos (por ejemplo, frutas, verduras, postres, etc.). También pueden jugar al “veo-veo” turnándose y describiendo cada uno un artículo distinto para que la otra persona lo adivine.

 

  • Una vez que tienen la cocina lista para cocinar, pueden ir indicando a sus hijos los elementos que deben ir colocando en la mesa, empezando por el mantel, la vajilla, la cubertería, etc. Con esta sencilla tarea, estamos desarrollando el vocabulario de sus hijos y trabajando los conceptos básicos (arriba/abajo (por ejemplo, sacad los cubiertos del cajón de abajo), grande/pequeño (poned los platos grandes), nuevo/viejo (vamos a utilizar el mantel nuevo), etc.).

  • Pueden preparar juegos clásicos, como la búsqueda del tesoro, pero con temática navideña, trabajando así la localización de accesorios de los reyes magos, turrones y dulces de navidad, cartas, etc.

  • Aprovechen los villancicos navideños para que los niños los aprendan y desarrollen su vocabulario. Pueden realizar en casa un karaoke navideño, por ejemplo. Otra opción es interpretar entre toda la familia el Cuento de Navidad, en el que cada miembro deberá aprender las frases de su papel, practicar los turnos de conversación, los gestos, etc. Así, también estamos trabajando el juego simbólico de los niños, pues tienen que hacerse pasar por otra persona y utilizar distintos artículos, como una muñeca envuelto en una mantita, paja, algunos animales de peluche, etc. En el caso de que los niños sean pequeños, pueden ser los padres los que vayan realizando la lectura y los niños únicamente actúan.

  • Escriban felicitaciones de Navidad y mándenselas por correo a tíos, primos, abuelos y amigos. Eso confortará a los niños, comprenderán la importancia de los detalles, a la vez que estarán trabajando la estructuración del lenguaje y la organización de una carta o felicitación (comienzo de la carta, desarrollo, despedida, felicitación, firma, etc.).