Juegos para desarrollar el lenguaje en casa

En artículos anteriores vimos qué aspectos se deben tener en cuenta para favorecer el desarrollo del lenguaje de los niños, proporcionando algunos consejos para trabajar cuando se comunican con los niños. Es importante entender que el lenguaje es una destreza que se aprende de forma natural, a través de una serie de intercambios con el entorno que rodea al niño, por lo que la estimulación debe realizarse de la misma manera, a través del diálogo y el juego. Por esta razón, ahora nos centraremos en los tipos de juegos que pueden utilizar para jugar con sus hijos al mismo tiempo que favorecen dicho desarrollo del lenguaje.

 

  • Inflar globos: mejora el tono de los músculos de la cara (especialmente de los labios), lo que permite una mejor vocalización y pronunciación de las palabras, siendo éstas más precisas, pues los labios tienen un mayor tono muscular. Además, permite trabajar la respiración y el control del soplo.

 

  • Jugamos a «mancharnos»: aprovechen el momento del postre o la merienda para manchar distintos puntos alrededor de la boca del niño con yogur, nocilla, mermelada o similar para que se lo quite con la lengua. Así, fortalecemos los músculos de la lengua, lo cual contribuye a una mejora de la pronunciación.

 

  • Cuentos: pueden ser leídos una y otra vez, trabajando así el vocabulario que contiene el cuento, la estructura de las oraciones y las habilidades narrativas (qué ocurre primero, qué ocurre después, cómo termina el cuento, etc.). Además, pueden recrearse en las páginas que más le gusten al niño, comentando o describiendo qué hay en la página, qué es lo que más le gusta, etc.

 

  • Marionetas: permiten a los niños cambiar de roles y crear historias divertidas en el momento, desarrollando así el juego simbólico y la habilidad narrativa.

 

  • Juegos de secuencias temporales: es una excelente herramienta para trabajar el lenguaje y desarrollar la creatividad del niño. Deben desordenar las fichas y pedir al niño que las ordene contando la historia. No importa la etapa de desarrollo lingüístico en la que se encuentre, tan sólo hay que adaptar nuestro lenguaje al del niño, aumentando progresivamente la complejidad de las oraciones. Es importante que la historia sea contada de manera ordenada y, para ello, pueden ir guiando al niño durante el desarrollo de la misma: quién es el protagonista, qué ha ocurrido primero, qué ha ocurrido después, etc.

 

  • Veo-veo: este juego permite desarrollar la conciencia fonológica de las palabras (clave en el aprendizaje de la lectoescritura), ya que los niños deben pensar en la primera letra de las palabras («veo una cosa que empieza por la letra…»). Otra opción igualmente útil es jugar a las «palabras encadenadas», donde el niño debe decir una palabra que empiece igual que la última sílaba de la palabra que hayan dicho (por ejemplo: casasapo – pozo – zorro…)

 

  • Álbum de fotos: aprovechen las fotos que tengan en casa para nombrar a los distintos miembros de la familia y descríbanlos (de esta forma, se trabaja la habilidad descriptiva).

 

  • Completa mi historia: consiste en inventar un cuento o una historia divertida de forma colectiva (puede ser con los hermanos, primos, etc.). Este juego estimula mucho la creatividad de los niños, al mismo tiempo que aprenden vocabulario y desarrollan habilidades narrativas (perfeccionando la estructuración del lenguaje). Deben comenzar el juego con una frase y pedir al niño que continúe la historia de la forma más creativa y divertida posible.