La comunicación con personas sordas

Para comunicarnos con una persona sorda, debemos saber que existen numerosos factores que determinan el éxito de esa comunicación. Para ello, a continuación os proporcionaremos una serie de pautas que podéis tener en cuenta con el fin de crear un clima comunicativo adecuado. No debemos olvidar que cada persona presenta unas características distintas al resto, como son la edad de la misma, su nivel de pérdida auditiva, el momento de aparición y detección de la sordera, la rehabilitación llevada a cabo, etc.

RECOMENDACIONES PARA LA COMUNICACIÓN CON PERSONAS SORDAS

Antes de la conversación:

  • No hable nunca sin que la otra persona le esté mirando. Debemos mantener siempre el contacto visual para saber que te estás dirigiendo a ella.
  • Llame su atención con una discreta señal antes de hablar (por ejemplo, un ligero toque en el hombro o mover la mano en el espacio visual de la persona).
  • Háblele de frente, con la cara bien iluminada para facilitar la labio-lectura.
  • Sitúese a su altura (especialmente si se trata de un niño) para que puedan ver su rostro con claridad.

Durante la conversación:

  • Evite poner las manos o tener objetos en la boca mientras habla (por ejemplo, un cigarro o un bolígrafo), pues éstos impiden a la otra persona ver con claridad sus movimientos.
  • Hable con naturalidad, vocalizando bien pero sin exagerar, con un ritmo tranquilo (ni deprisa ni demasiado despacio).
  • Hable siempre con voz pero sin gritar, con frases completas y palabras conocidas (evitar utilizar argot y tecnicismos).
  • Repítale los mensajes si no los ha entendido. Puede decirle lo mismo con frases más sencillas, pero correctas, y con palabras que tengan el mismo significado.
  • Utilice gestos naturales, palabras escritas o dibujos para facilitarle la comprensión del mensaje.

 

Pautas generales:

  • Si quiere llamar la atención de la persona sorda desde la distancia, póngase dentro de su campo visual y agite la mano.
  • Si quiere captar la atención de una persona sorda en una estancia, puede apagar y encender las luces.
  • Procure respetar los turnos de intervención en una conversación.
  • Evite pasar entre dos personas sordas que están signando.
  • Si debe aplaudir, agite las manos en el aire.

¡Recuerde!

  • No es necesario gritar cuando se dirija a una persona sorda, no le oirá.
  • Algunas personas sordas comprenden la lectura labial, pero otras no.
  • Aunque una persona sorda lleve audífonos, no tiene una audición completa por el simple hecho de llevarlos, sino que son un complemento para la discriminación de los sonidos que se producen a su alrededor.
  • La comprensión de la lengua oral a través de las prótesis auditivas exige una larga rehabilitación auditiva.