Tratamiento logopédico de enfermedades degenerativas; Alzheimer.

Las demencias son unas de las alteraciones neuro-psiquiátricas más comunes en las personas mayores. Los síntomas de las mismas, y sobre todo los del Alzheimer, se sobreponen en el tiempo a las manifestaciones del envejecimiento cerebral.

Se caracterizan por un deterioro intelectual de causa orgánica y de suficiente gravedad como para interferir significativamente en el funcionalmente social y ocupacional del enfermo. Este deterioro intelectual incluye, además de la pérdida de memoria, alteraciones en la orientación, la atención, el lenguaje, la percepción, el cálculo, el pensamiento abstracto y el juicio, junto con dificultades en el control emocional. Estas alteraciones cognoscitivas van acompañadas de la conservación del nivel de conciencia de base orgánica con ausencia de enfermedad psiquiátrica de base.

Según estudios, la demencia más frecuente e importante es el Alzheimer, seguida por la demencia cerebro-vascular, demencias mixtas y demencias secundarias.

El transcurso de la enfermedad se caracteriza por un inicio gradual y un deterioro cognoscitivo continuo, pero no necesariamente todas las personas que la padecen evolucionan de la misma manera ni hasta los últimos niveles.

En estas enfermedades se pueden distinguir tres etapas:

  1. Fase inicial: hay deterioro de la memoria reciente e incapacidad para asimilar información, problemas con el lenguaje y el pensamiento abstracto, cambios de estado de ánimo y de personalidad.
  2. Fase intermedia hipocámpica: incapacidad para adquirir o recordar novedades. Todos los aspectos de la memoria empiezan progresivamente a fallar. Tienen dificultades para tomar decisiones simples, necesitan ayuda con la comida, el baño, etc. Aparecen las agnosias, las afasias y las apraxias.
  3. Fase tardía: el paciente se vuelve totalmente dependiente. Los síntomas cerebrales se agravan. Hay incapacidad para comunicarse, para reconocer personas, lugares y cosas, pierde la capacidad de caminar, mayor parte del tiempo durmiendo, etc.

 

El objetivo primordial de la atención logopédica consiste en evaluar e intervenir de manera individualizada las alteraciones del lenguaje afectadas con el fin de mantener sus capacidades de lenguaje y comunicativas del paciente, rehabilitar en la medida de lo posible y realizar tareas preventivas.

 

 

 

En cuanto a las áreas del tratamiento logopédico engloban las siguientes:

  • Respiración.
  • Articulación / praxias.
  • Memoria.
  • Comprensión oral y escrita.
  • Expresión oral y escrita.
  • Razonamiento.

Según en la etapa de la enfermedad que nos encontremos, se optará por trabajar de manera más exigente unas áreas que otras.

En estas enfermedades los objetivos del tratamiento logopédico son:

–          Mantener y mejorar las capacidades de comprensión y expresión oral y escrita.

–          Corregir y mantener el acto respiratorio y articulatorio.

–          Prevención de la pérdida de habilidades cognoscitivas, comunicativas y sociales, y mantenimiento de la máxima funcionalidad de las mismas.

–          Participar en la educación socio-sanitaria: informando a los cuidadores y familiares sobre las características del tratamiento del trastorno detectado, sobre las medidas de mejora o mantenimiento de sus funciones.

–          Facilitar consejos sobre la comunicación por las personas del entorno del paciente.