logo

info@logopediadomicilio.es

  • Tratamiento logopédico de una laringectomía total: voz esofágica

    Un cáncer de laringe puede ser tratado de diversas modalidades, entre las que podemos diferenciar dos grandes grupos: los tratamientos quirúrgicos –laringectomía total o parcial- y los tratamientos no quirúrgicos –radioterapia o quimioterapia-. Los principales tratamientos de cáncer laríngeo son los quirúrgicos, ya que el carcinoma es poco sensible a las radiaciones y, además, los cartílagos de la laringe limitan la aplicación de las mismas. Concretamente, la laringectomía total es la técnica de referencia en el tratamiento de los tumores laríngeos localmente avanzados.

    image006

    ¿Qué es una laringectomía total?

    La laringectomía total es una técnica quirúrgica de gran eficacia que consiste en la extirpación total del órgano fonatorio, desde la hipofaringe (parte inferior de la faringe) hasta la tráquea. Para ello, se resecan los músculos extrínsecos de la laringe, separando así el órgano de la faringe. Esta técnica presenta dos grandes inconvenientes que provocan alteraciones psico-sociales en el paciente laringectomizado: la necesidad de respirar a través de un traqueostoma permanente y la pérdida de la voz laríngea.

    Antes de la cirugía, el paciente conseguía hablar gracias a la utilización del flujo aéreo pulmonar, de manera que el aire que almacenaba en los pulmones hacía vibrar las cuerdas vocales al salir, originando un sonido que después era articulado con palabras. Tras la cirugía, el aire ya no circula ni por la boca ni por la nariz, pues se produce una separación entre la vía respiratoria (el aire pulmonar sale por el estoma traqueal) y la vía digestiva (comunicación única y directa desde la hipofaringe al esófago), de forma que el aire pulmonar se utiliza exclusivamente para la función respiratoria, siendo imposible producir voz tal y como la conocía el enfermo. A partir de este momento, el paciente deberá aprender nuevas estrategias para recuperar funciones perdidas, como el sonarse, hablar o para volver a oler.

    ¿Cómo interviene el logopeda en una laringectomía total? ¿Cuál es el tratamiento?

    Tras una laringectomía total, la recuperación de la voz del paciente es posible a través de tres mecanismos distintos: voz esofágica (o erigmofonía), habla traqueoesofágica con prótesis de voz y electrolaringe, siendo el más natural la voz esofágica. Este mecanismo consiste en introducir el aire que se encuentra en la boca en el interior del esófago, devolviéndolo posteriormente al exterior mientras se produce un sonido similar a un eructo en la entrada del esófago (de ahí el nombre). Con este mecanismo, el logopeda enseña al paciente laringectomizado a utilizar el aire eructado para modular y hablar.

    La voz esofágica requiere el aprendizaje de una técnica adecuada, que se basa en tres principios básicos:

    • La independencia de los soplos (separación del flujo bucal del estomático).
    • La succión o deglución de aire hacia la hipofaringe y primer segmento esofágico.
    • El eructo automático fluido o, en su defecto, eructo voluntario de aire desde el esófago e hipofaringe hacia la cavidad oral para articular las palabras.

    Una vez conocidos los tres principios básicos de la voz esofágica, generalmente se utilizan tres métodos para la rehabilitación de la voz:

    • Método de deglución: consiste en introducir el aire en la faringe con la ayuda de los movimientos de deglución, es decir, deglutir el aire y, cuando se percibe su introducción en el esófago, expulsarlo emitiendo una vocal.
    • Método de aspiración: este método trata de introducir el aire dentro del esófago por medio de un movimiento de succión forzada.
    • Método de inyección: consiste en la ejecución de dos técnicas, la inyección por presión glosofaríngea (la lengua comprime e inyecta el aire en el estómago con un movimiento fuerte y rápido) y la inyección consonantal (se utilizan /p/, /t/o /k/ por ser sonidos que producen mayor turbulencia y presión del aire).

    Con el tratamiento logopédico, el paciente no solamente recupera la fonación, sino que llega a crear un órgano substitutivo de la laringe, pero para ello es necesaria una rehabilitación integral que contemple la actuación de distintos profesionales (fisioterapeuta, psicólogo, logopeda, nutricionista, etc.). Asimismo, la rapidez en el éxito de la intervención dependerá principalmente de la actitud tranquila, constante y perseverante del paciente, permitiendo así alcanzar un uso reflejo del mecanismo.

    Leave a reply →

Leave a reply

Cancel reply