Terapia Asistida con Animales, una nueva dimensión en Logopedia

¿Qué es la Terapia Asistida con Animales?

 

La Terapia Asistida con Animales de Compañía (TAA) es una intervención en la cual el animal es incorporado como parte del tratamiento con el objetivo de promover la mejoría en las funciones físicas, sociales, emocionales y cognitivas. Sus objetivos son prediseñados para personas que presentan dependencia funcional, alteraciones psiquiátricas o trastornos de conducta, donde participa un animal que reúne criterios específicos como parte indispensable del tratamiento. Esta intervención se realiza en distintos entornos, de manera individual o en grupo, y para su desarrollo se necesita la presencia de un profesional que se encargue del manejo del animal junto al equipo de profesionales sanitarios (logopeda, psicólogo, fisioterapeuta, etc.).

¿Por qué una terapia con animales?

 

Con la ayuda de animales específicamente adiestrados, cualquier persona (de la edad que sea) puede beneficiarse de la interacción hombre-animal en el marco de programas de intervención en los que, de forma natural, fluida y divertida, se potencian las habilidades psicomotrices (equilibrio, movilidad) y se fortalecen aspectos cognitivo-conductuales tales como la memoria, la capacidad de atención, las habilidades sociales y comunicativas o la motivación, confianza y autoestima.

Ya se trate de delfines, caballos, perros o gatos, son cada vez más los estudios que ponen de manifiesto los efectos beneficiosos de la vinculación afectiva entre el animal y las personas con necesidades especiales (niños autistas o hipoacúsicos, ancianos, pacientes con enfermedades mentales, enfermos crónicos, etc.), y su utilidad en los campos de la rehabilitación y la educación.

 

¿Cómo contribuye en la logopedia?

 

En las áreas de la comunicación y el lenguaje, la terapia asistida por animales ha demostrado ser una herramienta que potencia la frecuencia y calidad de la comunicación verbal del niño o el adulto y facilita notablemente la interacción con sus iguales. Más allá de otros beneficios demostrados como la mejora de la coordinación, la concentración o la estimulación sensorial, no podemos pasar por alto un hecho clave de la intervención logopédica: el lenguaje se utiliza principalmente para la comunicación y, por consiguientesu eficacia será mayor si se produce en un contexto comunicativo natural. Por este motivo, el empleo de animales es un elemento extraordinariamente motivador que facilita notablemente la interacción entre los niños y, por tanto, la ocasión de poner en práctica y afianzar todo lo aprendido.

Por ejemplo, la utilización de perros en el tratamiento del autismo está resultando bastante beneficiosa, ya que los perros por sí mismos no constituyen una terapia, sino un instrumento de la misma, vehículos de mediación entre el terapeuta, el familiar y el niño. En estos casos, la terapia consigue estimular en el niño la comunicación, pues le resulta más fácilmente reconocibles las señales que emite el perro, al utilizar una sola vía de comunicación – la visual – y al emitir señales y mostrar actitudes más simples.

A continuación, les proporcionamos algunos artículos de interés:

Cantabria desarrolla la primera terapia con animales aplicada a la logopedia

 

Entrevista a Maylos Rodrigo, experta en terapias asistidas con animales